Widget Image
Arrestaron en Canadá a la directora de finanzas del gigante chino Huawei 2

Arrestaron en Canadá a la directora de finanzas del gigante chino Huawei

El Ministerio canadiense de Justicia informó de que Wanzhou Meng, de 46 años de edad, fue arrestada en Vancouver el pasado 1 de diciembre y podría ser extraditada a EEUU. Se trata de la hija del fundador de la compañía.

 

Canadá

La directora financiera del gigante electrónico chino Huawei, Wanzhou Meng, ha sido arrestada por las autoridades canadienses para ser extraditada a Estados Unidos por la supuesta violación de las sanciones impuestas por Washington contra Irán, anunció hoy el Gobierno de Canadá.

El Ministerio canadiense de Justicia informó en un comunicado de que Wanzhou Meng, de 46 años de edad, fue arrestada en Vancouver el pasado 1 de diciembre y que los detalles de su caso se mantienen en secreto por orden judicial.

Arrestaron en Canadá a la directora de finanzas del gigante chino Huawei

El viernes se celebrará una vista para determinar si la ejecutiva de Huawei, que es hija del fundador de la compañía, es puesta en libertad bajo fianza mientras se decide su extradición.

El periódico The Globe and Mail señaló que el arresto y extradición de Wanzhou han sido solicitados por las autoridades estadounidenses por la supuesta violación de las sanciones económicas impuestas contra Irán.

La detenida ocupa el puesto de directora financiera de Huawei desde 2011 y es vicepresidenta de su consejo de administración.

Huawei, que fue fundada en 1987, se ha convertido en el mayor fabricante mundial de equipos de telecomunicaciones y es uno de los mayores fabricantes de teléfonos móviles. Washington ha advertido de que Huawei supone una amenaza para la seguridad nacional por sus supuestos lazos con el Gobierno chino y sus servicios de seguridad.

El Gobierno se niega desde 2011 a comprar servidores producidos por Huawei, y el Pentágono prohibió en mayo pasado la venta de teléfonos del fabricante chino en sus bases

Senadores solicitaron hace dos meses al Gobierno canadiense que prohibiese la utilización de equipos producidos por Huawei en las redes de telecomunicaciones del país por temor a que el Ejecutivo chino sea capaz de utilizar esos equipos para actividades de espionaje.