¿Apaga ud se vehículo cuando le pone gasolina?

junio 12, 2015

Todo el mundo habrá escuchado alguna vez o habrá visto una señal que prohíbe el uso de los teléfonos móviles y otros dispositivos electrónicos en las gasolineras pero, ¿a qué se debe esto?

Se debe a que el uso de la radio o el móvil mientras fluye la gasolina por la manguera hacia el depósito puede producir una explosión. Esta advertencia es mundial, pero son muy pocas las personas que deciden apagarlo.



De hecho, así lo dicta el Reglamento General de Circulación en su artículo 115, que literalmente prohíbe «mantener encendido el motor o las luces, así como sistemas electrónicos como la radio o dispositivos que emitan radiación electromargnética».

En algunos casos se han registrado incendios y explosiones, al parecer, porque ciertos usuarios han contestado llamadas telefónicas mientras llenaban sus depósitos de gasolina.

Estos incendios han sido provocados por la chispa de electricidad emitida por un móvil al encender alguna función, como llamar o activar una pantalla.

Pero en realidad, según apunta la Comisión de Comunicaciones de Estados Unidos, la probabilidad de que el móvil al encenderlo, contestar una llamada o leer mensajes, emita una chispa con tales características para provocar un incendio es remota.

La FCC apunta que «aunque sea teóricamente posible que una chispa de una batería de teléfono pueda encender el vapor de gas bajo condiciones muy precisas, no se ha registrado y documentado un incendio dónde el móvil haya causado en realidad la explosión» es decir, que han tenido que influir otros factores para que se produzca dicho incendio, como la electricidad estática.

El Instituto Americano de Petróleos (API) señala que las chispas provocadas por la electricidad estática en gasolineras no son un mito, pero que las probabilidades de que se produzca una explosión por este tipo de chispas es muy remota.

Actualmente se conoce que estos dispositivos móviles son transmisores de radiofrecuencia de baja potencia, entre 450 y 2700 MHz, con un pico de potencia que oscila entre los 0,1 y 2 vatios.

En definitiva, no existe evidencia científica que permita afirmar que los dispositivos móviles produzcan este tipo de accidentes. La única forma de que pudiera originarse una chispa sería por un defecto de la batería, ya sea por la del móvil (algo improbable) o la propia batería del vehículo.

Como recomendación, se advierte que una vez que se introduce la boquilla en el tubo de llenado, el usuario retroceda un poco pero no regrese al interior del coche, ya que al mantenerse fuera del vehículo se evita que el cuerpo se cargue con electricidad estática que luego se pueda transmitir a la boquilla de llenado y entre en contacto con los vapores de gas.

Si fuera necesario entrar al vehículo durante el proceso, se recomienda que antes de agarrar la boquilla, la persona toque alguna superficie metálica del vehículo, lo más alejada de la boquilla para descargar esa energía.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *