Widget Image

¡Ánimo Doctor Solórzano!

Solórzano es el actual coordinador de la clínica Honduras Actívate que funciona en el Hospital San Felipe. Gracias a su vasta experiencia, ha logrado ayudar a varias personas a bajar de peso

Tegucigalpa, Honduras

El reconocido medico nutricionista pasa por un delicado momento tras haber sido víctima de un accidente de tránsito. Sus pacientes y colegas lo catalogan como un gran amigo y un hombre de fe.

Nunca hubiese pensado el doctor José Ramón Solórzano que un día cualquiera le iba a tocar la dura circunstancia de estar del lado del paciente, ese mismo lado al cual él ha ayudado con tanta vehemencia y vocación, pero esta vez luchando entre la vida y la muerte.

Y es que el pasado miércoles 15 de marzo, Solórzano salió de su casa de habitación a realizar actividades físicas en el bulevar Suyapa, sin percatarse que al momento de cruzar la calle debajo del puente a desnivel cercano a Torrelibertad, un vehículo turismo con placa salvadoreña que circulaba por el lugar lo embistió con mucha fuerza, arrojándolo unos metros adelante, quedando en estado inconsciente.

El conductor del vehículo rápidamente llamó a los paramédicos del Cuerpo de Bomberos, quienes se hicieron presentes al lugar del hecho donde procedieron a brindarle los primeros auxilios, sin embargo, al momento que era introducido a la ambulancia, los socorristas accidentalmente lo dejaron caer de la camilla, pero  posteriormente lo trasladaron al Hospital Militar.

Tras una maratónica cirugía, la vida de Solórzano está en manos de Dios y en las oraciones de muchos colegas y pacientes que lo ponderan como un enorme ser humano.

Solórzano es el actual coordinador de la clínica Honduras Actívate que funciona en el Hospital San Felipe. Gracias a su vasta experiencia, ha logrado ayudar a varias personas a bajar de peso.

 

Un gran jefe, un gran amigo

“El doctor aparte de ser nuestro jefe es un gran amigo, porque siempre que cualquiera que lo necesita tanto nosotros como los médicos de trabajo o pacientes él está presente para cualquier situación”, expresó la doctora Ninoska Zavala, integrante de la clínica Honduras actívate ubicada en el Hospital San Felipe de Tegucigalpa.

“Todos estamos consternados con la noticia, pero todos los pacientes tanto de su clínica privada como del hospital, sus compañeros de trabajo y amigos que lo conocemos, sus familiares, estamos en una cadena de oración por la vida de él, y confiamos, porque él es un hombre de fe y eso no los ha transmitido. Esperamos que muy pronto lo vamos a tener aquí porque esto solo es un susto nada más”, dijo Zavala.

“Él tiene más de diez años trabajando con personas para controlar el peso, él nos ha transmitido eso de salvar vidas ese es su gran objetivo”.

En nuestras oraciones

“Es una persona entregada a su trabajo y es lamentable que el haya tenido este accidente. Nosotros aquí lo tenemos en una gran cadena de oración, estamos pidiendo para que él nuevamente vuelva ocupar su lugar de trabajo porque sin él nos sentimos vacíos”, declaró el doctor Donaldo Rivera, colega en el Hospital San Felipe de la capital.

“Sabemos que en todo el mundo existen personas obesas y realmente él tuvo la iniciativa de formar esta unidad para que todas las personas vinieran aquí a bajar de peso porque la obesidad tiene tendencia a la muerte”, relato Rivera.

“Es casi un hermano, una persona digna de respeto, una persona entregada al Señor, muy servicial con sus pacientes y personal que tiene él a cargo”.

Muy servicial… muy agradable

“Él es muy servicial, él atiende a todo mundo, él siempre camina con esa gran sonrisa, muy agradable”, recordó Alba Rivera, paciente del doctor Solórzano de la clínica Honduras Actívate en el Hospital San Felipe.

“Nosotros lo sentimos mucho porque lo queremos mucho, en el programa nos sentimos muy tristes por lo que le está pasando y primeramente Dios que lo recupere”.

Solórzano es el creador del programa “Actividad Física para la Salud”, una manera de enseñar a las personas a mejorar su salud, a través de la actividad física y del comer saludablemente. Atiende a personas de todos los estratos sociales de forma gratuita.

Tras ingresar al Hospital Militar con un diagnóstico reservado debido a una conmoción cerebral severa con contusiones hemorrágicas cerebrales, Solórzano afrontó una complicada cirugía. Los médicos hicieron lo que estaba en sus manos. Ahora lo que se necesita es que las heridas desinflamen y que pueda evolucionar bien, pero eso solo con la ayuda de Dios, pues su vida pende de la mano del altísimo. Cuestión de fe.