Alumnos acosan a maestra latina, la escuela niega que sea racismo

mayo 29, 2019

Wisconsin, Estados Unidos

Una profesora de español, nacida en Estados Unidos de padres mexicanos, ha denunciado un incidente de odio en su escuela: su aula fue empapelada con fotografías del presidente, Donald Trump, y con un mensaje en la pizarra: “Estás despedida”. Además, fue destruida una piñata que estaban fabricando, según informa la emisora WAOW.



Olga Meza nació en Chicago y creció en Wisconsin; sus padres son inmigrantes mexicanos, y ella tiene a su vez dos hijos también estadounidenses.

Trabaja como profesora de español en la escuela católica Assumption, ubicada en Wisconsin Rapids, una ciudad pequeñita entre campos de cultivo y bosques, dependiente de la industria papelera y los arándanos, y con escasísima población latina.

El pasado jueves, al entrar en su aula, descubrió las fotos del presidente en las paredes y en las pantallas de 22 iPads usados por los alumnos, y el mensaje en la pizarra. Además, habían desparramado con un ventilador la harina que estaban usando para fabricar piñatas, y una de las que ya estaban hechas había sido destruida.

La escuela lo ha achacado a “una broma de seniors”, en referencia a los estudiantes de último grado de secundaria (de 17 o 18 años), que crearon “un estropicio” en varias aulas, y dejaron en la clase de español mensajes “de naturaleza política” que “fueron percibidos como mensajes de odio”.

“Bueno, ni siquiera tengo a seniors”, ha replicado la maestra, “me odian tanto y no entiendo por qué”.

La escuela ha asegurado haber hablado con los estudiantes, y tanto sus oficiales como varios de estos alumnos se han disculpado ante la profesora. “Aunque no es excusable”, señala la escuela en su comunicado, “no fue motivado por un ánimo político, racista o discriminatorio”.

Meza asegura que no es la primera vez que se usa a Trump como arma arrojadiza en clase, citando algunas de sus frases.

El presidente, recordemos, ha usado una retórica muy agresiva contra los inmigrantes y, en concreto, contra los mexicanos, sugiriendo que son criminales de la peor calaña. Además, ha adoptado una política muy dura contra los inmigrantes.

“Ellos dicen que los mexicanos son criminales y todos los mexicanos son narcotraficantes, y yo les decía que no es cierto”, ha explicado Meza sobre sus discusiones en clase, “yo soy mexicana-estadounidense, mis padres son de México, y no vinieron aquí para hacer eso”.

Meza asegura que otros profesores la han apoyado tras enterarse de lo ocurrido, ayudándola a limpiar la clase “porque se sentían terriblemente mal”.