Widget Image

Al toro por los cuernos

TEGUCIGALPA, HONDURAS

El señor Teodoro Dale Vukanovich, director de la empresa que tuvo bajo su responsabilidad el procesamiento y divulgación de los resultados de las pasadas elecciones del 26 de noviembre, ha tomado al toro por los cuernos, al emplazar al consejo permanente de la OEA, presentándoles la base de datos y demostrarles que el informe de la misión de observadores del organismo fue elaborado con hechos y datos falsos y conclusiones erradas. Esto supone un desmentido a los miembros de la misión, quienes sin revisar la base de datos de la empresa Dale Vukanovich, se atrevieron a poner en duda el proceso.

Lo más extraño fue la actitud del secretario general Luis Almagro, que horas antes de finalizar la elección, se dio a la tarea de enviar mensajes por su cuenta de twitter, poniendo en duda la consistencia del proceso en lo que a todas luces fue una distorsión deliberada de la realidad electoral hondureña, manipulando emociones en un sector de nuestra población con el fin de influir en la opinión pública nacional e internacional, descalificando la realidad con una intención absolutamente malintencionada.

Las afirmaciones contenidas en la carta que la firma Vukanovich envió al propio Almagro, refutan los argumentos usados por parte de la misión de la OEA, especialmente de los supuestos técnicos, cuyo objetivo fue ensuciar a como diera lugar el proceso electoral hondureño. Dale Vukanovich rechaza la información de los técnicos de la OEA, porque el informe, además de basarse en datos y hechos falsos, contiene conjeturas tendenciosas, que presuponen la intención deliberada de tergiversar el resultado electoral, varias horas antes de que finalizara el proceso.

Lo que hace el señor Teodoro Dale es lo que un profesional responsable está obligado a hacer cuando asume una tarea sumamente delicada como es procesar y divulgar los resultados de una elección, es decir, imponer la verdad que ha sido disputada por la manipulación de altos personajes del organismo continental que rige la vida interamericana. No hay razón ni justificación en el secretario general de la OEA y sus técnicos para desvirtuar como lo han pretendido hacer, el resultado electoral de nuestro país. Especialmente, porque las elecciones hondureñas tuvieron una observación muy diversa, desde las misiones de la OEA y la UE, hasta delegados de gobiernos y organizaciones extranjeras, que con su presencia revistieron las elecciones del 26 de noviembre con una alta categoría de seriedad.

Aunque el informe de la misión de la OEA al final nunca habló de haber existido fraude, el hecho de insistir en conceptos sutiles como el de no haber tenido las elecciones un procesamiento robusto, por la subjetividad del término se aprovechan los expertos en el arte del retorcijo para echar a volar una serie de especulaciones y elucubraciones que están distanciadas de la verdad. Si los técnicos de la Unión Europea dijeron todo lo contrario de lo expresado por los miembros de la OEA, no fue por acciones de compadrazgo o de hacer un favor, sencillamente que los europeos demostraron una vez más que son personas serias y como tal comprometidas con la verdad.

Los delegados de la UE fueron tan claros y explícitos que en su informe desvirtuaron la distorsión deliberada de los técnicos que envió don Luis Almagro, lo que deja en entredicho la seriedad del secretario general y sus colaboradores, que caen por su propio peso, cuando insisten con sus infundados razonamientos, no obstante que gracias a la contundencia del informe de la Unión Europea, los países del viejo mundo no tardaron en dar su reconocimiento a los resultados confirmados por el TSE. Lo más impresionante es el reconocimiento de Rusia, el país líder de la órbita socialista mundial, que fue firmado expresamente por el propio Vladimir Putín, como para que no quedara duda entre sus pequeños adláteres socialistas del continente americano, que un resultado refrendado por una misión de la Unión Europea merece toda la credibilidad.

Lo contrario en el continente americano y que a Luis Almagro aún no le cae en la cabeza, es que la mayoría de los países del concejo permanente de la misma OEA: Canada, EEUU, México, Belice, Guatemala, El Salvador, Costa Rica, Panamá, Colombia, Ecuador, Brasil y Argentina, han reconocido la validez de la elección y como tal al nuevo gobierno, con lo que el secretario general de la OEA se queda nadando en su pequeño charco, ridiculizado al no haber podido imponernos su intención malsana, que afecta de manera grave a nuestro país, y que solo ha servido para atizar los odios entre los hondureños, de manera inexplicable, porque la OEA de acuerdo a la carta interamericana es un organismo creado para procurar la confraternidad de los pueblos, y no para provocar las confrontaciones internas entre ciudadanos de un mismo país, ni entre ciudadanos de diferentes países.

Por lo tanto, la actuación del secretario Luis Almagro amerita un juzgamiento que debe traspasar el ámbito diplomático al campo legal, porque su deliberado interés en perjudicar el proceso electoral hondureño lo enmarcamos en la maldad manifiesta para desvincular cínicamente de la verdad, un proceso electoral realizado y observado por una presencia internacional masiva, que concluyó, como lo dijo el informe de la misión de la UE, de una manera transparente y apegado al respeto de los electores hondureños.

Lo de don Luis Almagro es un delito grave de lesa humanidad, porque una distorsión como la suya, urdida con el prurito de dañar a un país, mata más que las balas con que matan los irracionales y radicales en otros países.

Así son las cosas y así se las hemos contado hoy martes 9 de enero de 2017.