Al menos tres muertos en tiroteo en base naval de Florida

diciembre 6, 2019

Tras los disparos del presunto atacante, rápidamente fueron cerrados los portones de la instalación que emplea a más de 16,000 militares y unos 7,400 civiles, dijeron las autoridades.

Florida, Estados Unidos

La policía confirmó que han muerto al menos tres personas y el presunto atacante que abrió fuego en la mañana de este viernes en la base naval de Pensacola, Florida.



Las autoridades policiales del condado de Escambia dijeron que el incidente se produjo cerca de las 7:00 de la mañana en el edificio sonde se dictan clases en la base, que es la sede de la aviación de la Marina estadounidense, y que se desarrolló en varios pisos del lugar.

El gobernador Ron DeSantis confirmó que el presunto atacante es un ciudadano saudita, miembro de la fuerza aérea de ese país y que estaba en EEUU para entrenamiento.

«Obviamente habrá muchas preguntas sobre si este individuo que es ciudadano extranjero, formando parte de la fuerza aérea saudita y aquí entrenando en nuestro territorio», dijo en conferencia de prensa el gobernador de Florida, Ron DeSantis.

El capitán Tim Kinsella indicó que la base «tiene muchos estudiantes» extranjeros para entrenamiento. En la zona en donde ocurrió el ataqué «están prohibidas» las armas.

Lea aquí: Países de Centroamérica preparan plan de «atención integral» para migración

Sin embargo, se abstuvieron de ofrecer más detalles y comentar sobre la identidad del presunto atacante.

El arma usada, según indicó el alguacil David Morgan, fue un arma de fuego «de mano», tipo revólver o pistola.

«Se confirma la muerte de cuatro personas, incluyendo al atacante, y hay múltiples heridos», precisó la Marina. «La base permanece cerrada y los equipos de emergencias están asegurando la escena. El personal de seguridad y del Servicio de Investigaciones Criminales Navales están investigando», agregó.

Tras los disparos del presunto atacante, rápidamente fueron cerrados los portones de la instalación que emplea a más de 16,000 militares y unos 7,400 civiles, dijeron las autoridades.

«Pudo haber sido mucho peor si no hubiésemos tenido la respuesta que tuvimos», dijo Timothy Kinsella, comandante en jefe de la base naval, en una conferencia de prensa.

 

 

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *