El ahorro: antídoto contra el petróleo y la inflación (VIDEO)

mayo 16, 2018

Hay que tener muy en cuenta que la volatilidad del precio del petróleo afectará a toda la actividad económica de Honduras. Por lo tanto, el concepto del ahorro debe aplicarse en cada rubro posible.

REDACCIÓN



El costo de la vida no parece querer ceder. El impacto de la escalada internacional en los precios de los derivados del petróleo ha comenzado a sentirse fuertemente en los países consumidores como Honduras, en donde todos los rubros de la economía, sin excepción alguna, sufren o se aprovechan de cada alza semanal de los carburantes. A ello sumemos otra ley de la economía, la cual nos indica que entre más grandes son estos aumentos, más se reducirá el consumo y más se ralentizará el ritmo de crecimiento de nuestro país. Hay que tomar medidas ya…

Analistas de firmas internacionales advierten que las proyecciones del petróleo a uno, dos y tres años-vista continúan por ahora en precios cercanos a los 75 dólares por barril. “En el futuro es probable que veamos mayores índices de inflación a los proyectados por los gobiernos importadores a principios de 2018”, indican los economistas. De hecho, varios gobiernos países desarrollados ya han afirmado que en los próximos meses la tasa de inflación estará determinada en buena parte por la evolución de los precios del petróleo.

El encarecimiento del combustible impactaría en primer término en sectores como el transporte y la energía eléctrica, lo cual acaba provocando efectos más amplios en una economía frágil como la hondureña. Sin haberse tenido en cuenta la volatilidad actual del precio del petróleo al momento de formular las metas anuales, difícilmente podrá mantenerse la inflación en un dígito para finales del presente año. Asimismo, cualquier previsión de crecimiento del Producto Interno Bruto para este 2017 también debe ser objeto de revisión por las autoridades monetarias.

Dejando la teoría a un lado, y entrando más en el campo práctico, la principal reserva del Estado, las divisas en dólares, se verán disminuidas por una factura petrolera cada vez más cara de pagar. Recordemos que en el año 2012, el año de los precios históricos de 100 lempiras por galón de la súper y 106 dólares por barril de crudo, la factura petrolera hondureña superó los 2,310 millones de dólares. Ya entre los años 2016 y 2017 comenzó a reflejarse una tendencia alcista, pasando de 1,089 millones a 1,356 millones de dólares el año pasado, un aumento de un 24,5%.

Pero, mientras unos sufrimos, otros celebran este buen momento del oro negro. Y es que la recuperación de la economía de los países industrializados sirvió para encarecer el valor del petróleo en más de un 70%, un fenómeno desatado desde junio de 2017 hasta la fecha, lo cual ha dado oxígeno a los países productores. Las tensiones en Oriente Medio y la decisión de Estados Unidos de imponer nuevas restricciones a la compra de derivados del petróleo a Irán también han servido para apuntalar esa tendencia al alza.

Hay que tener muy en cuenta que si la volatilidad del precio del petróleo se mantiene elevada, esto afectará de forma semanal la dinámica de los precios y, por ende, a toda la actividad económica de Honduras. El mercado internacional ya nos avisó el año pasado: pese a haber consumido 600,000 barriles menos de combustibles, la factura fue cada vez más cara. Por lo tanto, el concepto del ahorro debe aplicarse en cada rubro posible. No basta con bajar los lempiras de compra en la bomba o migrar de gasolina a diésel o viceversa. Hay que evitar que las actuales condiciones de vida se deterioren aún más. Vale la pena vivir, pero no a precios impagables…

TE PUEDE INTERESAR: Honduras: más vulnerable que nunca al petróleo (VIDEO)