Agüero: Inminente despliegue de EE.UU. en la frontera

agosto 21, 2014

La canciller de Honduras, Mireya Agüero, mostró su «preocupación» por el inminente despliegue de la Guardia Nacional en la frontera de Texas (EE.UU.) con México, tras visitar la zona debido a la crisis migratoria de los niños centroamericanos.

«La posibilidad de desplazar a otro contingente sería una preocupación no solamente desde el punto de vista de la seguridad de las personas que podrían estar cruzando los puntos fronterizos, sino también de la seguridad humana de los norteamericanos involucrados en las operaciones», dijo Agüero en una entrevista telefónica desde la localidad texana de McAllen.



Esta inquietud surgió a raíz de una reunión que Agüero mantuvo con miembros de la Patrulla Fronteriza, quienes le expresaron, aseguró, «las dificultades que hay en algunos momentos en que unidades de diferentes agencias estén trabajando al mismo tiempo», sin que estas se coordinen «lo suficiente».

La canciller hondureña ha visitado durante dos días en Estados Unidos algunos centros de detención donde están albergados los niños centroamericanos, ha conocido los puntos por los que cruzan la frontera y ha mantenido diversas reuniones con autoridades locales, aunque no se ha encontrado con el gobernador de Texas, Rick Perry, impulsor del despliegue de la Guardia Nacional.

«Hubiese sido importantísimo poder hacer esta reunión», confesó Agüero, quien achacó a problemas de agenda haber «priorizado» otros encuentros.

Perry, potencial aspirante a la candidatura republicana a la Presidencia en 2016, prometió hace unas semanas el despliegue, aún no ejecutado, de 1.000 miembros de la Guardia Nacional durante al menos tres meses en la frontera de Texas con México para combatir la crisis migratoria que vive este estado.

Para la titular de Relaciones Exteriores del país centroamericano, el despliegue de esta milicia estatal puede producir «un cuestionamiento a la letra y al espíritu de las convenciones internacionales que tienen que ver con los derechos humanos de los migrantes».(EFE).

Según datos oficiales, desde octubre cerca de 63.000 menores de edad no acompañados y procedentes, en su mayoría, de Honduras, El Salvador y Guatemala han cruzado la frontera, un drama humanitario que se ha oído en todo el mundo.

La canciller hondureña aprovechó su visita a McAllen para conocer algunos de los centros de detención en los que viven los niños y se mostró «impresionada de manera positiva», ya que se trata de «establecimientos dignos, bien equipados y con personal eficiente y amable», dijo.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *