Agua por todos lados

septiembre 26, 2022

TEGUCIGALPA, HONDURAS

En medio de los aguaceros que nos llegan por obra de la naturaleza, recibir el daño del chubasco político en que se maneja el gobierno, será imposible encontrar salidas a los múltiples problemas que agobian al pueblo hondureño. Lejos de acercarnos a la solución de los enredos, la conflictividad en que se manejan las personas que deberían estar trabajando en la atención a los problemas originados por las lluvias intensas, termina por trastornar toda la actividad del Gobierno de Xiomara Castro. La Presidenta hace giras a los sitios afectados, pero las autoridades locales se quejan que toda presencia oficial en los municipios se concreta a reuniones inoficiosas, como lo denunciara este día el alcalde de Santa Rosa de Copan.



Estamos en una situación de verdadero desastre nacional, como si nos hubiera azotado un huracán, cuando aún faltan dos meses de un invierno prologado que nos puede deparar varias tormentas tropicales que han sido pronosticadas para lo que resta de la temporada de huracanes. En la forma como está reaccionando el gobierno hay una demostración de incapacidad en todos los ámbitos, evidenciada desde el momento en que el asesor presidencial presidio el comité de emergencia amenizado por un breve concierto de los Guaraguao.

A esto se le llama renunciar a la responsabilidad, porque mientras 500 familias capitalinas se han quedado sin casa por el hundimiento de sus colonias en el propio centro de Tegucigalpa, en un confortable despacho el asesor presidencial se deleitaba escuchando a los vetustos protestantes del socialismo venezolano, los Guaraguao, que se han quedado disparándole vitriolo al Tío Sam, contra el que no tenemos nada que ver.

De paso, mientras aquí nos seguía lloviendo por todos lados, Mel Zelaya pronunciaba en el extranjero sus peroratas anti imperialistas, sosteniendo su guerra contra el capitalismo y el neoliberalismo. No hay forma de pensar que con los discursos de Mel Zelaya, el Gobierno de Xiomara podrá atraer inversión extranjera, por una enorme contradicción interna a nivel gubernamental y familiar que debemos exponer en el tapete de la opinión pública.

Hace unas dos semanas, el secretario de la Presidenta Xiomara Castro, su hijo Héctor Zelaya Castro, se reunió en SPS con ejecutivos de una importante industria de la maquila, que anunció una inversión muy apreciada. El optimismo que vimos en la cara de Héctor Zelaya nos pareció un gesto sincero, pero a las pocas semanas el discurso de su papa, Mel Zelaya, bota por la borda todo ese entusiasmo al proclamar en un discurso incendiario en el seno de una organización internacional anti imperialista, su rechazo al capitalismo. Es imposible que, al actuar de esta manera, un gobierno que, por un lado le hace buena cara al capital extranjero y por otro le lanza mensajes de odio, pretenda incentivar las inversiones que se necesitan en el país para generar empleo masivo.

El circulo radical que rodea al asesor presidencial también se une a la predica anti-capital, demostrando que son partidarios de que la hegemonía estatal es la salvación de Honduras. Como esta es una obstinación cerril, el desenlace que podemos ver es precipitar la caída de la economía, porque si la clave para salir de la crisis es la inversión extranjera, con los discursos incendiarios de Mel Zelaya ha quedado clarísimo que el asesor presidencial no es partidario del éxito del gobierno de Xiomara Castro, como pareciera no apoyar las gestiones que realiza Héctor Zelaya para ganarse la simpatía de los grandes inversionistas extranjeros.

Este es un grave dilema para el Gobierno de Xiomara Castro, porque mientras Héctor Zelaya se esmera en ofrecer una cara amigable a los grandes inversionistas, y el asesor presidencial les dispara un discurso de pocos amigos a los capitalistas, hay un conflicto familiar que afecta al gobierno, al pueblo y a la nación en general. En esta situación, el país no puede salir adelante con este enredo gubernamental en que esta la familia Zelaya. Estando así las cosas, es difícil que tanto el sector empresarial hondureño como la inversión extranjera puedan entender quien maneja las reglas del juego en Honduras. Héctor Zelaya ha tenido varias reuniones con los grandes inversionistas extranjeros, y pregona la confianza de estos en el gobierno, pero apenas da la vuelta aparece su papa Mel Zelaya con su discurso incendiario anticapitalista.

Ante este zarandeo que provocan los discursos anticapitalistas de Mel Zelaya no hay quien pueda entender como maneja la política de atracción de inversiones el gobierno de Xiomara. Esto sucede cuando hay un gobierno de dos cabezas, en el que hay un forcejeo recíproco muy evidente en la familia: por un lado Héctor Zelaya queriendo atraer capital extranjero, mostrando lo mejor de su sonrisa a los grandes inversionistas, y del otro lado, su papa Mel Zelaya, disparando fuego candente contra los capitalistas, a los que odia por creer que son los responsables de todo lo malo, no obstante que él y toda su familia han sido capitalistas.

Acabe como acabe el forcejeo familiar entre los Zelaya, es inevitable el daño que la democracia y sus instituciones se han hecho a sí mismas al declararse incompetentes para evitar este modelo tan irregular en el manejo de los asuntos del país que usa la familia que nos gobierna, que de entrada nos impuso una directiva ilegal a presidir el Congreso Nacional, que con su derrame de ilegalidades tiene empuercado a todo el país.

Así son las cosas y así se las hemos contado hoy lunes 26 de septiembre de 2022.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.




buy windows 11 pro test ediyorum