Actitudes mafiosas

abril 17, 2020

TEGUCIGALPA, HONDURAS

A una población no solo le roban los «manos de seda» que realizan las compras del sector oficial, a un pueblo se le atraca sistemáticamente a través del cobro de servicios públicos como la energía eléctrica, sobre todo cuando la empresa que controla la facturación sabe jugarnos la vuelta llevándose los contadores donde los controlan como ellos quieren, poniendo la lectura que se les antoja, y de remate cobrándonos mes anticipado en base a un promedio de los tres meses anteriores. Este es un verdadero hito delictivo, que nunca habíamos visto en Honduras, donde tratándose de abusos hemos sufrido de cuales peores, pero como los hondureños somos un pueblo pusilánime y aguantador, aquí viene cualquier empresa extranjera y se nos monta y abusa como se le antoja.



Energía Honduras nos envió ayer, más que una aclaración una amenaza con demandarnos por las denuncias que hemos formulado en dos sentidos, uno, que no puede hacer cobros promediados en base a las facturaciones de tres meses anteriores, y dos, que no puede montar la facturación de un mes que no ha transcurrido porque, al encontrarnos en estado de emergencia, cuando la mayoría de las instalaciones están operando muy por debajo de sus actividades habituales, cobrar en forma promediada en base a meses anteriores equivale a un atraco.

Como la calificación le ha parecido ofensiva a EEH, a través de su personal de relaciones públicas amenazó con demandarnos, algo que no nos intimida en lo absoluto, siendo que su propio gerente admitió la comisión del delito, amparado en una disposición que a todas luces es inconstitucional y que, como tal debe ser derogada por el Congreso Nacional. Dicho sea de paso, el presidente de este poder del Estado, Mauricio Oliva, de manera precisa y contundente sostiene que este es el momento de reducir las tarifas de energía eléctrica, por una serie de circunstancias conocidas, especialmente porque los precios del petróleo se han derrumbado y no se justifica que la empresa que factura la energía, además de todos los abusos enumerados, también no hinca sus colmillos con el alto precio de la energía, que a estas alturas debería haber bajado su costo en la misma proporción en que ha bajado el precio de los combustibles.

La actitud de amenazarnos con una demanda, fue precedida por una llamada de una persona ligada a EEH, hecha a un colega de nuestra redacción, con el pretexto que podían hacer un estudio en el edificio Torrelibertad, a lo que respondimos que era algo que no correspondía al reclamo, que lo que demandamos eran dos cosas: cobrar el consumo de marzo sin montar el supuesto consumo de abril, por no haber transcurrido este último, y no promediar conforme tres meses anteriores, porque ambos hechos están fuera del derecho que les corresponde.

EEH solucionaría su situación irregular dando dos pasos: el primero, cambiando su sistema que ha impuesto en los bancos, permitiendo que los usuarios y las empresas paguemos el mes de marzo, que  ese es nuestro caso, queremos ir al día, y no confiarnos en la moratoria que ha otorgado el gobierno, porque cuatro o cinco meses después la factura de energía se convertirá en una cuenta grande que será complicada pagarla. El segundo paso que debe dar EEH es no promediar los cobros desde el comienzo de la cuarentena, que fue a partir de la segunda quincena de marzo, cuando empresas como Canal 10, cambiamos nuestro modelo de operar, haciendo que la mayoría de nuestro personal trabajara desde sus casas realizando los diferentes programas. Apagamos los estudios, apagamos las iluminaciones, apagamos los aires acondicionados, quedando operativo una cuarta parte del edificio con un consumo muy reducido.

Es inadmisible, por lo tanto, que EEH haya montado en forma adelantada sobre el costo de marzo, el mismo monto para abril, cuando el consumo en nuestras instalaciones se ha reducido notablemente al encontrarnos operando apenas en un 25%. Admitir este abuso, nos convertiría en cómplices de un delito cometido por EEH, y que además nos afecta económicamente.

Como EEH demuestra una soberbia que ofende, y nos ve a los hondureños como personas sumisas y pusilánimes, es seguro que no cederá en sus atropellos, por lo que, para poner en orden a EEH le corresponde actuar al Gobierno de la República y al Congreso Nacional, donde a excepción del Presidente de este poder, Mauricio Oliva, no hemos oído otra voz que se pronuncie contra los atropellos de EEH en contra de los usuarios. Si el gobierno y el Congreso permiten los atropellos sistemáticos de esta empresa, que con sus actos delictivos pone muy mal el nombre de Colombia, estamos seguros que en el futuro EEH se creerá una especie de «empresa bi-reinato» con suficiente poder hasta para imponerse a las principales autoridades, que con su silencio le regalan la venia para que abuse cuanto quiera.

El amenazar para conseguir el silencio de los que se rebelan contra un abuso es muy propio de las mafias, que a fuerza de intimidar con garrote y azote logran su objetivo que es imponer su hegemonía, que en el caso de EEH es seguir cobrando con factura promediada en base a tres meses anteriores y seguir montando el cobro del siguiente mes, para obtener un doble pago. A base de esa superioridad mafiosa, autoadjudicada por EEH y consentida por las autoridades, a los usuarios nos chupará la bruja. Aunque todavía tenemos esperanzas de que nuestras autoridades no permitirán estos atropellos de la colombiana EEH, empresa que con sus actuaciones ensucia el nombre de un país admirable como es Colombia.

Así son las cosas y así se las hemos contado hoy viernes 17 de abril de 2020.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *