30 maravillas en un país maravilloso

mayo 7, 2021

TEGUCIGALPA, HONDURAS

La afortunada iniciativa turística de pedir a los hondureños que se pronuncien sobre los lugares, las cosas y las personas maravillosas que tenemos en Honduras, resulta un verdadero oasis en medio del desierto que encarna la pandemia, que nos ha metido en un hervidero de tensiones de todo tipo, en la medida que la crisis sanitaria profundiza la crisis económica y de esta llegamos a la crisis emocional que es el detonante que hace explotar a una gran parte de la población que por el momento no encuentra salidas a la encerrona en que nos tiene el coronavirus.



Sin embargo, la desesperación no nos debe llevar a la obnubilación para no ver que, en el filón de riquezas turísticas tenemos en Honduras una inmensidad de oportunidades que pueden ser explotadas con sentido de negocio. Si hoy la pandemia nos tiene acorralados, cuando esta situación sea superada con la vacunación, como lo están logrando otros países, entonces, el sol brillará de nuevo para los hondureños, sentiremos la necesidad de reencontrarnos con todas estas bellezas naturales. La vida lleva castigos incorporados, y la verdad es que los hondureños habíamos sido afortunados en no padecer una debacle angustiosa como la que vivimos actualmente. Pero, más allá de la pandemia, una vez que este mal sea superado, saldremos ansiosos a vivir lo mejor de cada lugar hondureño, que está ganando en recuperación todo este tiempo, porque lo que el encierro significa angustia para las personas, para la naturaleza ha resultado un respiro que necesitaba con urgencia para restañarse de las heridas que la gente inconsciente le ha inferido a los bosques, a los ríos y en general al paisaje natural.

Las más de 1,500 maravillas que ha registrado por nominación popular el IHT, es un catálogo de alto valor para nuestro país. No solo hay maravillas en las montañas, en los lagos, en los ríos, en las playas y el mar, en las ruinas y demás monumentos históricos, nuestra gente en si es maravillosa. Aquellos que viven refocilados en sus casas y por la hurañez de su carácter no salen siquiera una vez al año a visitar lo maravilloso de nuestro escenario natural, son personas enteramente desdichadas. En lo personal, con la inquietud de conocer todo nuestro entorno maravilloso, me ha tocado profundizar en las cuevas de Talgua, donde por casi cinco horas hicimos un recorrido interesantísimo, durante el cual dos guías nos explicaron con detalle cada recoveco de las cuevas, de las que salimos profundamente impresionados. Y otro tanto me resultó llegar a la profundidad de las Cuevas de Taulabé, mejor dicho hasta donde el coraje y el pulso compaginaron con el valor de desafiar la extraña sensación de sentirse sepultado en aquella enorme profundidad, cuando el oxígeno empieza a escasear y el escozor nos pide que regresemos a buscar el oxígeno fresco.

Quien vaya a Copán Ruinas y no tenga el auxilio de un buen guía, es como que no haya ido, porque las ruinas son piedras del pasado que guardan mucha historia que por uno mismo no puede interpretar, por lo que es imprescindible el auxilio de una persona que conozca la historia, que enriquece con las repeticiones que a diario debe hacer a los turistas. Con un grupo de amigos tuvimos la fortuna que contamos como guía nada menos que el Dr. René Viel, gran conocedor de la historia maya.

Las personas que van a Roatán solo a dorarse en las playas y se pierden de visitar la pequeña gran montaña de la isla, desde cuya cima se pueden ver los dos lados de esa porción insular, no pueden decir que han disfrutado la verdadera maravilla de Roatán. Situarse en la parte más alta de Roatán y ver los dos lados costeros es una emoción que uno guarda de manera inmarcesible. Recorrer la isla de punta a punta, para descubrir desde el West Bay hasta Paya Bay, es la completa satisfacción turística de sentirse orgulloso de sabernos identificados con los lugares más bellos que tiene nuestro país.

El legado que dejará esta interesante iniciativa de registrar las “30 Maravillas de Honduras”, es de lo más formidable que se le ha ocurrido al IHT. En lo personal, el viceministro de Turismo, Selvin Barralaga, me ha solicitado que me integre al panel de jueces que escogerán las 30 Maravillas, entre más de 1,500 proposiciones. Sin duda que resultará una tarea extenuante pero a la vez será inmensamente satisfactoria en lo personal, porque desde que nací en los alrededores de la Laguna de Alvarado en Puerto Cortés, he sido un explorador nato de los rincones turísticos del país. He sido viajero por carretera, me emociona ver el paisaje nacional, disfruto andar en el mar y sentir el estremecer de las olas chocando contra las canoas o las embarcaciones en las que he navegado.

Si Honduras es un componente grande de maravillas naturales, donde hay miles de personas que en si resultan una maravilla por todo lo que hacen, mal haríamos no poner en alto relieve la inmensidad de maravillas que tenemos en este país maravilloso que es Honduras.

Así son las cosas y así se las hemos contado hoy viernes 7 mayo de 2021.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *