​Investigan a mujer porque su hija llevaba cucarachas en su mochila

mayo 13, 2019

Cientos de cucarachas y otros insectos empezaron a salir de su mochila

EEUU

En Santa Rosa, Estados Unidos, las autoridades investigan por negligencia criminal a una mujer de 33 años, luego de que cientos de cucarachas y otros insectos salieran de la mochila de una de sus hijas en pleno comedor escolar. Se le acusa de tener abandonadas a sus hijas.



Jessica Nicole Stevenson, de 33 años, fue detenida por la oficina del sheriff en Santa Rosa, Florida, luego de que se descubrieran las deplorables condiciones en las que tenía viviendo a sus hijos, entre comida echada a perder, cucarachas y heces de gato.

Hace unas semanas, autoridades de la escuela notaron que la niña estaba decaída y había llevado la misma ropa sucia a la escuela durante varios días. Incluso le había contado a una maestra que no podía dormir bien porque se había mudado a la cama de su mamá: había vomitado en la suya y el vómito no había sido limpiado.

Pero todo llegó al punto más grave cuando, en medio de la cafetería de la escuela, cientos de cucarachas y otros insectos empezaron a salir de su mochila.

Las autoridades investigaron la casa de la familia, donde encontraron que Jessica tenía a sus cinco hijos viviendo en condiciones deplorables.

Los pisos de la casa estaban llenos de excremento de gato y vidrios rotos. En las alacenas había poca comida y la mayoría de la que había estaba echada a perder. Cientos de cucarachas fueron vistas saliendo del lavadero de la cocina y otras áreas de la casa.

A principios de mayo, Jessica Stevenson fue detenida y acusada de cinco cargos de negligencia infantil. Un día después de su detención, pagó una fianza de 12,500 dólares para ser liberada.

A mediados de abril, la escuela ofreció ropa limpia a una de sus hijas y descubrieron que ni siquiera llevaba ropa interior, si no un traje de baño sucio.

Jessica insiste en que no ha maltratado a sus hijos y que los cargos de la oficina del sheriff en su contra son injustos.

«No soy una mala madre, hago lo que puedo. Trabajo duro», dijo en una entrevista con Weartv.com.

Justificó que hace lo mejor posible para mantener a sus hijos con el salario mínimo; sin embargo, las autoridades indicaron que su habitación estaba más limpia que el resto de la casa y que su closet estaba lleno de ropa, mientras que los de sus niños casi no tenían.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *